imagen_amal.jpg

Controvertida y novedosa corriente doctrinal del Tribunal Supremo: La sociedad de gananciales se entenderá extinguida por sentencia de divorcio Firme.

La reciente Sentencia dictada por el Tribunal Supremo, ha dado un enorme revés contradiciendo la pacífica corriente que venía encontrándose consolidada por el propio Alto Tribunal, y es que, en base a la resolución de 28 de Mayo de 2.019, se ha dictaminado que, no será hasta que recaiga sentencia de divorcio firme, cuando se entienda extinguida la sociedad de gananciales. 

Si bien es cierto que ya el art. 1.393.3 del Código Civil, establecía que finalizará la sociedad de gananciales por decisión judicial y, siempre que uno de los cónyuges así lo solicite, cuando ambos lleven separados de hecho más de un año por acuerdo mutuo, la realidad es que cuando ambos cónyuges se han separado de hecho de manera consentida, en teoría lo llevan al efecto con el objeto de no seguir colaborando con la adquisición de bienes o asunción de deudas en común. 

Y es que la propia Sentencia del Tribunal Supremo de 6 de Mayo de 2.015 (Sentencia 226/2015, así como la dictada el 11 de Octubre de 1999)1, ya venía a asentar lo que hasta ahora se entendía lógico, y es que, acreditada la ruptura seria y prolongada de la relación conyugal, no se exigía, el requisito previo de la declaración judicial para la declaración de extinción de la sociedad de gananciales. 

Como vemos, en aquélla sentencia, no era necesario siquiera el requisito de que la separación conyugal fuera consentida, bastaba con que la separación de hecho fuera definitiva. 

Sin embargo, la sentencia de mayo de 2.019 del Tribunal Supremo, aplica de forma tajante, lo dispuesto en los arts. 1392.1ºCC y 95 del CC, preceptos que indican sin lugar a dudas que la sociedad de gananciales finaliza de pleno derecho cuando sea disuelto el matrimonio, siendo así que el matrimonio tan sólo se entenderá resuelto cuando haya sentencia judicial firme de separación o divorcio. 

Lanzando un órdago a favor de la polémica sentencia, es interesante poner de relieve que, la misma, recuerda determinadas medidas habilitadas por la legislación vigente, tendentes a que el Juez pueda adoptar medidas de administración y disposición sobre los bienes gananciales y, es que expresamente se dice que “De manera coherente con la idea de que durante la tramitación del proceso matrimonial el régimen económico matrimonial está vigente hasta que se extingue por sentencia firme, el art.103.4ª CC (y art. 773 LEC) contempla la posibilidad de que una vez admitida la demanda el juez adopte medidas de administración y disposición sobre los bienes gananciales, incluidos “los que adquieran en lo sucesivo”, lo que presupone que el régimen no se ha extinguido”.2 

También recuerda la sentencia, que la ley contempla, como consecuencia de la admisión de la demanda de divorcio, la revocación de los consentimientos y poderes otorgados –art. 102 CC-, lo que no implica la disolución de la sociedad de gananciales, pero sí de la imposibilidad de que uno u otro cónyuge pueda realizar actos de disposición o administración de bienes, con la simple tenencia de un poder suscrito a tal efecto, vigente la sociedad de gananciales. 

Como última novedad, la meritada sentencia viene a decir que las medidas provisionales no extinguen la sociedad de gananciales, ya que, por remisión a lo dispuesto en el art. 103.4ª del Código Civil, no se contempla que la disolución de la sociedad de gananciales se pueda fijar con el Auto de Medidas Provisionales3

Y es que bajo nuestro punto de vista, esta Sentencia viene a poner más complicada si cabe esta cuestión, pues resulta difícil digerir que los bienes que se generen entre el Auto de medidas provisionales y la Sentencia, sigan siendo de carácter ganancial y ello al entenderse que la naturaleza de la sociedad de gananciales, es la convivencia conyugal, la cual se entiende rota a partir del Auto de Medidas provisionales y, de la contribución conjunta a los bienes que se puedan generar desde ese momento, en favor de la propia sociedad de gananciales. 

Estas cuestiones, que se encontraban resueltas, o al menos pacíficamente asentadas por la corriente jurisprudencial, ahora se ven controvertidas, complicándose aún más si cabe, la posibilidad de que los efectos de la disolución de la sociedad de gananciales puedan ser retrotraídos a momentos anteriores a la sentencia de Divorcio.

  

1 Diario Jurídico

2 Sentencia TS 28/05/2019  

3 Mundo Jurídico.

Compartir este post:

0 Comentarios

Deja tu comentario